La periodoncia es la especialidad de la odontología que se encarga de tratar todas las enfermedades y alteraciones estéticas y/o funcionales que afectan a la encía y a los tejidos que soportan al diente, es decir hueso alveolar, ligamento y encía.

La enfermedad periodontal se produce por la presencia de bacterias situadas bajo la encía, es decir, entre la encía y el diente. La acumulación de bacterias bajo la encía, organizadas en forma de placa bacteriana o sarro, conduce a la inflamación de los tejidos adyacentes. Siempre que haya placa bacteriana, habrá algún grado de inflamación.

Dentro de estas enfermedades se encuentran dos patologías clásicas: Gingivitis y Periodontitis.

Gingivitis: Corresponde a la inflamación de las encías producto del acumulo de placa bacteriana provocando sangramiento. Clínicamente se observan encías enrojecidas, sangrantes y brillantes. Al eliminar el sarro o tártaro a través de métodos clínicos como el destartraje, la inflamación desaparece, volviendo a un estado de salud.

Periodontitis: Corresponde a la inflamación crónica de las encías. Además de tener inflamación y sangramiento, presenta reabsorción del hueso que rodea las raíces perdiendo sustento o hueso de soporte, que en casos extremos provoca la pérdida de los dientes. Clínicamente se puede observar movilidad y migración dentaria, sangramiento, que puede aparecer de forma espontánea e incluso pus. La pérdida de hueso y el retroceso de la encía es irreversible, pero sí se puede detener y, en situaciones específicas regenerar, a través de procedimientos clínicos quirúrgicos y no quirúrgicos, reinstaurando un ambiente de salud.

El tratamiento en periodoncia se dedica a eliminar los factores que producen la enfermedad y crear un ambiente oral en el que la salud se pueda mantener. Dentro de los tratamientos encontramos la limpieza dental o destartraje con ultrasonido, el pulido radicular y la cirugía periodontal, los cuales serán aplicados según las necesidades de cada paciente.

Es fundamental que los pacientes además de tener una excelente higiene, acudan a control con su odontólogo cada 6 meses y se realicen una limpieza o destartraje, por lo menos una vez al año. De esta manera, no se acumulará placa bacteriana alrededor del diente, lo que evitará la inflamación de sus encías.

Especialista tratante

DR. MARIO SANNINO

Cirujano dentista, Universidad Andrés Bello
Especialista en Periodoncia e Implantología, Universidad Andrés Bello
Curso internacional de Regeneración Periodontal: “Manejo actual de tejidos
blandos y duros”